LocalesRegionales

Goya: Comenzó el juicio contra un abogado acusado de lesiones, daño y coacciones a ex pareja.

En la jornada de apertura declaró el imputado, Cristian Andrés Casco y la víctima Gisela Dezorzi. Estaba prevista para hoy una inspección ocular que se difirió al miércoles por la mañana.

Dio inicio las 9 de este lunes, en el Tribunal Oral Penal de Goya – hoy Tribunal de Juicio- el debate en el que se juzga durante 4 jornadas a Cristian Andrés Casco, abogado de esa localidad, por lesiones graves doblemente calificadas, por la relación de pareja con la víctima y la condición femenina de ésta, daño y coacciones en concurso real contra Gisela Dezorzi.

Estos delitos están previstos y penados por los artículos 92, 90 y 80, inciso 1º y 11º; 183; 149 bis segundo párrafo y 55 del Código Penal.

Los jueces que intervienen son los doctores Julio Duarte, Jorge Carbone y Joaquín Romero. El Fiscal es el doctor Guillermo Barry, el abogado defensor el doctor Jorge Leandro Monti y el querellante, doctor Pablo Andrés Fleitas.

El juicio continuará los días miércoles 17, viernes 19 y martes 23 de marzo siempre a las 9 horas.

Primera Jornada

Este lunes declaró el imputado Casco y la víctima, Gisela Dezorzi. Estaba prevista una inspección ocular en el lugar del hecho, la cual finalmente se postergó al miércoles 17 a las 8 y 30 horas. Para llevarla adelante se solicitó una autoridad policial y la designación de un perito que realice los planos, croquis o tomas fotográficas que sean de interés para la resolución del caso. Y se dictó un cuarto intermedio al miércoles, oportunidad en que se escucharán testimoniales de 5 personas, entre ellas el médico de la policía.

El viernes 19 de marzo están citados a prestar declaración otra médica forense y 5 personas más. Y para el 23 de marzo, se espera el testimonio de otras 4 personas.

El caso

EL hecho que se analizará en el juicio según figura en el requerimiento fiscal sostiene que el 2 de marzo de 2019 entre las 4.30 y las 5.45 el procesado Cristian Andrés Casco ingresó a la vivienda de su ex pareja Gisela Soledad Dezorzi, y valiéndose del poder que de manera arbitraria ejercía sobre ella, por sus condiciones de varón y mujer respectivamente, le propinó golpes en distintas partes del cuerpo, provocándole las lesiones graves acreditadas en los informes médicos.

También rompió vasos y un vidrio de la puerta de la cocina, causando los daños descriptos en el informe.

Minutos más tarde, a las 6:23 horas, el imputado envió a Dezorzi mensajes de whatsapp (textos) que decían: “Y me la vas a pagar”, “Mañana saca tus cosas”, “O te prendo fuego”, intimidación que le profirió con el propósito de obligarla a retirar los bienes que ella tenía en el estudio jurídico que compartían.

 

Radio Dos

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba