LocalesRegionales

Asesinato en Santa Lucia: Condenan a 13 años de Prisión a un hombre de 62 años por atacar y matar a un joven de 22.

El asesinato de Juan Alberto Insaurralde fue un crimen ocurrido en el 2019, en Santa Lucía. Lázaro Zapata, un sexagenario de la localidad, fue sentenciado. Aparentemente había pocas pruebas, pero la declaración del propio homicida terminó por “enterrarlo”.

Ayer se co­no­ció que fue sen­ten­cia­do a 13 años de pri­sión Lá­za­ro Za­pa­ta, un ciu­da­da­no de 62 años que fue en­con­tra­do cul­pa­ble de ma­tar de una pu­ña­la­da a un mu­cha­cho de 22, Juan Al­ber­to In­sau­rral­de, en la lo­ca­li­dad de San­ta Lu­cí­a.

Al res­pec­to, el jui­cio fue lle­va­do en la lo­ca­li­dad de Go­ya, don­de el Tri­bu­nal con­de­nó al se­xa­ge­na­rio.

El fa­llo fue da­do a co­no­cer por el pro­pio abo­ga­do que­re­llan­te, Juan Arre­gín, quien co­men­tó que el ca­so ocu­rrió tras los fes­te­jos en la ciu­dad por el “Día del Hor­ti­cul­tor”, du­ran­te el 11 de no­viem­bre de 2019, al­re­de­dor de las 5, cuan­do co­men­za­ba a sa­lir el sol.

En ese mar­co, la víc­ti­ma ca­mi­na­ba jun­to a dos ami­gos su­yos, her­ma­nos en­tre sí, cuan­do re­pen­ti­na­men­te el gru­po fue ata­ca­do por unos ex­tra­ños, quie­nes los in­ter­cep­ta­ron por La­va­lle y Be­rón de As­tra­da.

Los agre­so­res eran Lá­za­ro Za­pa­ta, su hi­jo y otras per­so­nas más, gru­po que su­pe­ra­ba am­plia­men­te en nú­me­ro a los dam­ni­fi­ca­dos.

En ese mar­co Za­pa­ta aga­rró un cu­chi­llo, el cual se cree era de gran ta­ma­ño, con el que ases­tó en el es­tó­ma­go de In­sau­rral­de.

El ar­ma blan­ca pe­ne­tró y le­sio­nó la zo­na del pan­cre­as y cor­tó ve­nas, lo que le cos­tó ca­ro a la víc­ti­ma.

In­sau­rral­de fue el úni­co he­ri­do del in­ci­den­te ca­lle­je­ro. Tras que­dar mal­he­ri­do, el mu­cha­cho fue lle­va­do en mo­to­ci­cle­ta ha­cia el hos­pi­tal, por dos ami­gos que lo aco­mo­da­ron en el me­dio, pa­ra que no ca­ye­ra.

Así es que del hos­pi­tal de San­ta Lu­cía fue tras­la­da­do a Go­ya, ya que su es­ta­do era muy gra­ve. Tras el tras­la­do per­dió la vi­da.

Arre­gín na­rró que se hi­zo car­go de la cau­sa re­cién en el de­ba­te oral. En ese sen­ti­do sos­tu­vo que fal­ta­ban ele­men­tos fun­da­men­ta­les: pri­me­ra­men­te el hom­bre no fue de­te­ni­do en el si­tio si­no que lo arres­ta­ron des­pués; por otro la­do tam­po­co ha­bía ro­pas se­cues­tra­das o un ar­ma, con la que se pu­die­ra re­la­cio­nar­lo al he­cho.

To­do es­to pa­re­cía que iba a ha­cer pe­li­grar la cau­sa, de no ha­ber si­do por­que Za­pa­ta ad­mi­tió que es­tu­vo en el si­tio de la pe­lea pe­ro que “no te­nía cu­chi­llo”. Sin em­bar­go, es­to fue des­men­ti­do por un tes­ti­go que lo vió apu­ña­lar a In­sau­rral­de. Con es­tos ele­men­tos se de­fi­nió la con­de­na de 13 años. Al res­pec­to, tan­to que­re­lla co­mo Fis­ca­lía ha­bí­an pe­di­do 15. Tras con­fir­mar­se el fa­llo, el ho­mi­ci­da se­ría lle­va­do a ca­pi­tal.
Es así que que­da­rá en mis­te­rio la ra­zón del ata­que fa­tal.

 

Diario Época

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba